Reservas Fiscales

Las reservas fiscales son áreas geográficas instituidas por ley. El artículo 17 de la Ley Minera establece que el Poder Ejecutivo podrá declarar una reserva fiscal de una zona minera determinada, para la exploración y evaluación de yacimientos de substancias minerales, para el establecimiento de explotaciones mediante contratos especiales, o por otros motivos de interés nacional, respetando derechos previamente adquiridos.

La ley indica que las recomendaciones y declaraciones de reservas fiscales con fines de explorar y evaluar yacimientos deben prever el plazo de vigencia de las reservas, los medios económicos y técnicos disponibles para los trabajos y la entidad estatal que se va a encargar de los mismos, la cual podrá suscribir acuerdos con particulares conforme al procedimiento de la ley y en ningún caso disponer de la ulterior explotación (Art. 9, Reglamento 207-98).

Durante el 2016 y hasta el 2018, el Estado dominicano registra tres reservas fiscales:

  • La Reserva Fiscal de Cuaba
  • La Reserva Fiscal de Montenegro
  • La Reserva Fiscal Ávila

La Reserva Fiscal Cuaba, creada mediante Decreto No.900-83, se encuentra en la Loma de Cuaba en el municipio de Villa Altagracia, provincia San Cristóbal, con una extensión superficial de 2,117 hectáreas mineras. Esta reserva no tiene actividad minera oficial.

La Reserva Fiscal Montenegro fue declarada mediante el Decreto No. 722-04 del 3 de agosto de 2004, con una extensión superficial de 4,880 hectáreas mineras, ubicada en el municipio de Cotuí, provincia Sánchez Ramírez.  Los derechos de explotación minera de esta reserva fiscal fueron otorgados a través de licitación pública; para mayor detalle visite la sección sobre Contratos.

La Reserva Fiscal de Ávila, creada mediante Decreto No. 430-18, se encuentra en la Provincia Pedernales y tiene una extensión de 14,876.045 hectáreas. Esta reserva no tiene actividad minera oficial.